Las cartas ya están sobre la mesa

Según lo mostrado desde el 28 de mayo del 2017, los números de la #RojaFemenina dan para analizar y anticipar lo que pueda ser la participación en el grupo de Copa América.

Las chicas de rojo cuentan con 10 partidos, en los cuales enfrentó hasta la fecha a: Perú, Francia, París FC, Argentina, Brasil y Colombia, dejando un saldo de cuatro victorias, tres empates y tres derrotas. Las nacionales ya vieron a dos de sus rivales de la fase de grupos en estos encuentros preparativos, teniendo 3 victorias y un empate (12-0 y 1-0 a Perú; 1-0 y 0-0 a Colombia) lo cual resulta alentador. Sin dudas, Colombia se ve cómo el equipo más difícil, por lo que representa principalmente la competitividad de su liga, hecho que se vio reflejado en ambos partidos realizados a principios de marzo, los que dejaron en claro la tónica que le resulta más favorable a la escuadra cafetera, juego más bien vertical, que busca meter pases entre líneas para desfigurar las zagas rivales y así concretar la fórmula. Por otro lado, está Perú, que se presentó con un estilo de juego no tan definido, lo que le costó los resultados ya antes nombrados, particularmente en el 12-0 jugado en el Estadio Nacional, donde literalmente las del Rímac no encontraban poder ofensivo de mitad de campo hacia adelante.

Dejando los rivales directos de lado, la selección nacional ha hecho una preparación muy bien pensada, tuvo una gira por Francia, en donde se midió mano a mano contra una de las naciones más fuertes en el fútbol femenino, siendo una derrota tan sólo por la cuenta mínima, para después igualar a dos tantos con el clásico rival de PSG Feminines, París FC, dejando un buen sabor de boca para lo que ya se estaba moldeando de cara al certamen continental.

Los amistosos contra Argentina y Brasil significan otro contraste, por una parte, siempre es bueno cosechar un triunfo y un empate contra la selección albiceleste, pero tomando en cuenta los asuntos institucionales que está sufriendo, no se puede negar que fue imposible por su lado mostrar su mejor versión, dando un gusto dulce y agraz. Brasil, sin duda alguna, es la cara de un nivel superlativo, de clase mundial, que expresa claramente que, si cometes un solo error, lo pagas caro, y eso sucedió con nuestras chicas, que a pesar de lo expresivo de los resultados obtenidos frente a la verde amarelha, tuvo un buen funcionamiento, que claramente deja aspectos a mejorar.

Las jugadoras de nuestra selección están ganando un nombre en el extranjero, la llamada generación dorada femenil ya cuenta con participaciones en países cómo: España, Estados Unidos, Francia, Japón, Brasil y Colombia, junto con ellas, en el medio nacional destacan en equipos como: Universidad de Chile, Palestino, Santiago Morning, Universidad Católica, Curicó Unido y Colo Colo, este último equipo, siendo subcampeón de la Copa Libertadores Femenina del año 2017, lo que a simple vista depara un buen panorama para lo que acontecerá en abril próximo.

El 4 de abril es el debut de las dueñas de casa en el estadio La Portada de La Serena, un recinto a la medida, en perfecto estado para recibir los duelos de la mayor parte del torneo. El rival de turno Paraguay, viene de una potente preparación, mostrando el poderío ofensivo desde ya, en donde se encuentra una vieja conocida del medio local que se encuentra en la nómina definitiva, hablamos de Gloria Villamayor, delantera de Colo Colo, que hoy defiende los colores del Patriotas colombiano, una chica que bien sabe de marcar goles.

Las cartas ya están sobre la mesa, sólo queda esperar el pitazo inicial y que se ponga a rodar el balón. ¡Éxito chicas!